6 Pasos para Comenzar a Organizar la Cocina

6 Pasos para Comenzar a Organizar la Cocina

En la mayoría de las casas la cocina es el centro de actividades, más aún cuando son cocinas integradas o tienen un espacio para comer. En la cocina circulan diferentes miembros de la familia y se realizan tareas que implican desorden en varios momentos del día. Por eso es importante tener una buena organización para evitar que el desorden se acumule y se transforme en el estado natural de este espacio tan especial de la casa.

Visto Hook on Houses

Estos 6 pasos iniciales que te presentamos en Idomum, te permitirán comenzar a organizar la cocina convirtiéndola en una hoja en blanco sobre la cual luego armar una nueva cocina más funcional y organizada.

Preparar el lugar

Despejar la mesa o la mesada de la cocina para utilizar de superficie de apoyo de todo lo que se va a ir sacando de los aparadores. Recordar que para ordenar primero es necesario desordenar, esto quiere decir sacar las cosas de los muebles para poder ver lo que se tiene, clasificar y descartar.

Visto en The Simply Organized Home

Vaciar los Aparadores

Vaciar los aparadores y cajones por categorías (alimentos, vajilla, ollas y sartenes, cubiertos, manteles y repasadores, etc.) esto permite dividir la tarea y que el desorden generado no sea abrumador. Dependiendo de la cantidad de cosas que se posean y del tamaño de la superficie de apoyo se podrá optar por subdividir las categorías y “atacar” por sectores.

Visto en Una Madre como Tu

Lo ideal es comenzar por lo que menos se utiliza para asegurar liberar espacio en caso de descarte.

Evaluar y Descartar

Evaluar las fechas de vencimiento de los alimentos y el estado de vajilla, ollas y sartenes, repasadores y manteles. Controlar que todos los recipientes herméticos tengan sus tapas. En el caso de los juegos de vajilla se recomienda chequear que estén completos o que tengan una cantidad que sea utilizable, lo mismo con los cubiertos.

Visto en Ideaianutri

Descartar todo lo que esté vencido, cachado, roto o esté suelto. Los alimentos próximos a vencer dejarlos a mano para utilizarlos antes del vencimiento, si no se planea utilizarlos descartarlos de inmediato.

Visto en Kevin and Amanda

Para todo aquello que está en buen estado pero no se utiliza la recomendación es donarlo. Analizar detenidamente los electrodomésticos, su utilización real y controlar el funcionamiento de los que hace mucho tiempo no se utilizan para decidir si darlos de baja, regalarlos o (ponerlos en funcionamiento para lo cual lo ideal será asignarles un lugar de fácil acceso).

Limpiar

Aprovechar que los aparadores están vacíos para darles una buena limpieza antes de volver a llenarlos. Recordar utilizar productos no abrasivos que estropean la melanina con que están hechos la gran mayoría de los muebles de cocina.

Organizar

Antes de volver a llenar los aparadores y cajones tomarse unos minutos para pensar cual es la agrupación y disposición más práctica y funcional de acuerdo a los usos y costumbres de la familia. Se sugiere pensar en zonas (zona de alimentos, zona de vajilla, zona de desayuno, etc.).

Visto en DIY Network

En el caso de los alimentos se recomienda separar los productos abiertos de los cerrados y colocar los abiertos en contenedores herméticos que dejen ver su contenido.

Visto en La Vida Lúcida

Colocar de atrás hacia delante de acuerdo a la frecuencia de uso tanto alimentos como vajilla, ollas, sartenes y electrodomésticos.

Vaciar la Heladera

Por último vaciar la heladera y el freezer y realizar la misma tarea de clasificación y descarte, controlando fechas de vencimiento y estado de los alimentos. Limpiar y volver a colocar lo que se desea conservar de forma organizada, por ejemplo asignando cada estante para un grupo determinado de comestibles. Optar por recipientes herméticos cuadrados o rectangulares en lugar de redondos para aprovechar mejor el espacio y prestar especial atención a la organización y el orden de la puerta de la heladera que suele ser un foco que atrae el desorden.

Visto en Google

La mejor forma de tener una cocina ordenada, independientemente de su tamaño, es que esté organizada de una forma que sea funcional para quienes la usan, esto es que las cosas se puedan encontrar fácilmente y se puedan volver a guardar luego de ser utilizadas, sin demasiado, esfuerzo en el lugar asignado.

Ar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *